Fachadas, problemas comunes y soluciones

Problemas comunes de fachadas de viviendas

 

En función de los años que tenga la casa, la orientación de la misma o de su ubicación, los problemas de sus fachadas van a ser diferentes. Sin embargo, hay numerosos casos que se repiten de manera habitual en muchos hogares

 

Si eres una persona observadora, como lo somos nosotros, seguro que en más de una ocasión te habrás asombrado de cómo hay fachadas que, a pesar de haber sido reformadas, en poco tiempo vuelven a lucir un color oscuro, debido al efecto que tiene la carretera que pasa junto a ellas y que, por el contrario, hay otras que siempre lucen bonitas, a pesar de que hayan pasado años desde que se reformaron.

 

Y es que hay factores, como el agua, la luz, el salitre del mar, el viento o la contaminación de los coches, entre otros, que dañan sobremanera las fachadas de las casas y que dan como resultado problemas que es necesario solventar, si no queremos que vayan a más.

 

Hoy nos queremos centrar en los problemas más comunes de las fachadas de las viviendas, de manera que los puedas identificar y saber cuándo debes llamar a un profesional que te dé una respuesta eficaz al mismo.

 

4 problemas habituales en las fachadas de viviendas

Son muchos más, pero hemos querido recuperar los que más se repiten:

  • Grietas en fachadas de viviendas. Un problema que se suele producir o bien por una construcción de la casa de poca calidad, pero también debido a los movimientos sísmicos que, muchas veces, no son perceptibles al ser humano, pero que sí que lo notan los cimientos de las casas. En estos casos se necesita consultar, de manera urgente, con un técnico especializado en este tipo de problemas, ya que dependiendo de la valoración que haga, vivir en esa casa podría ser un peligro. ¡Ojo! Porque cuando hablamos de grietas, no estamos hablando de fisuras. Éstas no suponen tanto problema y se suelen deber, más bien, a problemas causados por las inclemencias del tiempo, afectando sólo al aspecto físico de la fachada, pero no a la seguridad de la misma.
  • Pérdida del revestimiento. O como popularmente se conocen, los descorchones de la fachada, que son, sobre todo, problemas estéticos que se producen debido a las inclemencias del tiempo – la lluvia sobre todo – pero también a las grietas que mencionaba más arriba. ¿Cómo actuar en estos casos? Es importante que un profesional evalúe si es necesario volver a pintar de nuevo la fachada completa o, si por el contrario, bastaría con tapar los huecos que se han quedado libres.
  • Normalmente producida por la contaminación de los vehículos y otros medios de transporte, pero también por el azote constante de la lluvia e, incluso, el salitre de la mar. Las bajadas de agua de los tejados también forman parte de los culpables de esta suciedad en las fachadas. ¿Es un problema grave para las personas que viven en esa casa? No, pero es cierto que a nivel estético no resulta nada agradable. Por tanto, es importante contactar con una empresa que no sólo se encargue de limpiar tu fachada, sino de aplicar el material necesario para que esa suciedad tarde, lo máximo posible, en volver a aparecer.
  • Humedades por filtraciones. Mucho más comunes de lo que a los vecinos de las casas les gustaría, este problema se suele deber a esas grietas o fisuras que se producen en las fachadas y que, en caso de que no se traten a tiempo, pueden dar lugar a la aparición de microorganismos en las paredes de la casa, en problemas de humedades internos y externos, así como la aparición de malos olores.

 

Si la fachada de tu casa tiene alguno de estos problemas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, ya que te podremos asesorar sobre cuál es la mejor solución en función de la situación con la que nos encontremos.

 

En todo caso, lo que sí que te recomendamos es que trabajes con empresas que basen su trabajo en la calidad y la honestidad, ya que te darán las mejores soluciones y la nueva aparición de problemas se reducirá sobremanera.